¡La muerte los atrajo al río!

Dos menores de edad figuraron como las víctimas, los rescatistas encontraron uno de los cuerpos, pero el otro no aparece.

Los menores perecieron ahogados en un sector de la ciudadela San Miguel conocido como "La playita".
Los menores perecieron ahogados en un sector de la ciudadela San Miguel conocido como "La playita".

 

Desde la tarde del pasado domingo la búsqueda de los cuerpos de dos menores de edad movilizaron tanto a sus familiares como a los diversos organismos de socorro. La novedad era que dos hermanos, uno de 11 y otro de 13 años de edad, habían desaparecido en las aguas del río Milagro situadas en el balneario popular denominado La Playita, en la ciudadela San Miguel.

La desaparición de los menores se convirtió en angustia aquel domingo pues cayó la noche y su paradero era desconocido, en lo posterior una de las vecinas del sector comentó a los familiares que ella había observado en horas de la tarde a los menores junto a una de las orillas del reconocido balneario. En las cercanías los parientes también encontraron unas zapatillas que al parecer utilizaba una de las víctimas y esto corroboró la información que otorgó la ciudadana.

La novedad se corrió se corrió como pólvora en la zona, sin embargo, para quienes allí habitan este tipo de hechos no son nada aislados. Desde hace tres años consecutivos este punto del río, ha cobrado varias vidas, los más vulnerables en estas estadísticas son los menores de edad, aunque también se han registrado muertes de personas adultas.

Personal del Cuerpo de Bomberos y Policía Nacional hicieron base en este sector con el fin de unirse a la búsqueda. Buzos del Grupo de Intervención y Rescate realizaron varias inmersiones para rastrear por debajo del agua los cuerpos. Aquel domingo el proceso de búsqueda se extendió hasta horas de la madrugada del siguiente día.

En horas de la mañana del lunes el personal del Cuerpo de Bomberos recibió un llamado de alerta, a varios metros del sitio en donde se creía desaparecieron los menores un morador de la ciudadela encontró el cuerpo de uno de los menores flotando sobre la orilla del río. Los rescatistas se movilizaron de manera inmediata hacia el punto y lograron rescatar los restos desde las aguas. El cadáver fue trasladado de manera inmediata hasta la morgue de la localidad.

Con este hallazgo las esperanzas de encontrar con vida a los pequeños que aún mantenía su familia, prácticamente se derrumbaron. Juan Acosta fue uno de los más afectados, el ciudadano quien aseguró ser tío de los menores no pudo contener las lágrimas al recordar lo ocurrido. “Estas son las cosas que por lo general uno nunca espera, es sumamente doloroso para nosotros, no digamos la madre, que ha perdido a sus dos hijos” lamentó.

Pero a pesar del primer hallazgo, los restos del segundo desaparecido de 13 años de edad no aparecieron. La búsqueda de los rescatistas se extendió inclusive hasta un sector del cantón Yaguachi, pero no fue positiva.

Aquel domingo los menores debían entregar unos bollos en este sector, ellos debían ayudar a su madre en esta tarea puesto que el padre y sostén de la familia desde hace ya más de nueve meses se encuentra detenido por un problema de tránsito. Esta situación llevó a que los pequeños salieran de su hogar. La tardanza posterior de los hermanos en llegar a casa levantó sospechas en sus familiares sin embargo nadie jamás imaginó que ellos no llegarían vivos.

Una condena injusta, así califican los familiares de los menores fallecidos al fallo que según ellos las autoridades de tránsito aplicaron en contra del progenitor de las víctimas. Desde hace 11 meses el hombre se encuentra privado de su libertad en un centro de detención de la ciudad de Guayaquil tras haber sido vinculado en un accidente de tránsito. Antes de caer preso, el ciudadano era el sostén de su familia con seis bocas que alimentar, pero ahora a raíz de la tragedia lo quedan cuatro hijos.

Los deudos hicieron un llamado a las autoridades superiores de justicia para que se le otorgue a este padre de familia una libertad condicional para que pueda sepultar a sus dos pequeños. Jahaira Triviño, allegada a la familia refutó que su amigo esté detenido cuando no existe ninguna denuncia ni tampoco víctimas de aquel accidente en el que se le involucró al ciudadano privado de la libertad.

Aurelio Hernández, jefe del Cuerpo de Bomberos de Milagro advirtió el peligro que representa el denominado balneario “la playita” para los menores que habitan en la zona. El oficial recordó sobre tres años consecutivos en los que tanto él como su equipo han tenido que participar en la búsqueda de personas ahogadas. Aprovechó la entrevista para hacer un llamado a la ciudadanía y en especial a los padres de familia para que intensifiquen el control sobre las acciones de sus hijos y de esta manera se pueda evitar desgracias.

El balneario en el que desaparecieron los pequeños se denomina “La playita” y está ubicado en las afueras de la ciudadela San Miguel, esta zona lindera con un gran canal de agua sitio al que acuden muchas personas tanto en días ordinarios como también en feriados.

Joel Moncada

Redacción Milagro

Be the first to comment

Leave a Reply