Inicio de clases 2017, no tan grata noticia

Desde la semana entrante arranca el periodo de clases del año 2017, inusual su comienzo en el mes de Abril, más cuando aún la etapa invernal no ha terminado su ciclo y con ello tampoco todos los problemas e inconvenientes que el invierno suele presentar y como consecuencias dejar. Las preocupaciones de todo índole se ven reflejadas en los rostros no solo de estudiantes sino de padres de familia, profesores y administradores de planteles educativos; para lo cual nombraremos algunos de los más comunes en ésta época del año.

Los administradores de los planteles deben tener enormes preocupaciones ya que seguramente sus instalaciones no se encontrarán de forma apropiadas para recibir a los estudiantes en sus aulas, recordando que hemos pasado por etapas de inundaciones donde necesariamente habrá que invertir para la inmediata rehabilitación de las mismas, y si el mes de Abril ha tenido la mayor cantidad de precipitación pues en que tiempo se pudo haber dado mantenimiento a las instalaciones y bancas?

Los señores profesores seguramente con la preocupación de darles a sus estudiantes la mayor y mejor comodidad y garantías posibles para que los estudiantes tengan un lugar limpio y seguro para desarrollar sus actividades de aprendizaje y más aún; cuando los niños tengan que salir a recreo o requieran de espacios verdes, aquellos aún estarán con láminas de agua o infestado por mosquitos, poniendo en peligro el estado de salud de los más vulnerables.

En el caso de los padres de familia considero que es más duro aún, en época de invierno por lo general la situación laboral se torna más difícil, en algunos casos hay padres de familia que no poseen trabajos estables o seguros, en otros casos como los del comercio pues las ventas disminuyen y los ingresos apenas alcanzan para alimentarse y medio cancelar servicios básicos.

Con esa problemática pues se vienen grandes inversiones para con sus hijos, tales como la compra de útiles escolares que por cierto no se encuentran nada económicos en el mercado, la compra de uniformes, el pago de pensiones en el caso de las escuelas y colegios particulares, la cancelación por valores de expresos, la compra de mochilas, zapatos y las adquisición semanales para el abastecimiento de dichas loncheras, se torna para los padres una preocupación inmensa por todo lo que habrá que invertir en sus hijos en una situación de país tan difícil en donde trabajo es lo que menos se consigue, peor aún recursos.

Ni que hablar en el caso de los estudiantes, la situación es más dura con ellos conociendo que en cada año que pasa gozan menos de sus días de vacaciones; éste año salieron en el mes de febrero y retornan en abril; no entiendo a qué se debe tanta exigencia y que los chicos tengan menos días para descansar, jugar, crecer y vivir.

También deben sentir la preocupación de vuestros padres al escuchar en casa las conversaciones referentes a todo lo que habrá que hacer como progenitores para poder brindarles un año más de educación digna y satisfactoria; en muchos casos darle privilegios a uno y menos a otro; en otros casos quitarles privilegios a todos porque la situación económica no acompaña y se ven obligados a cambiarlos de institución educativa causando en muchas ocasiones tristezas e interrogantes en sus propios hijos.

Al parecer no será nada fácil el inicio de éste próximo año lectivo, de seguro con muchos cambios para los que menos tienen, con grandes sacrificios para otros; pero al final de cuenta pues es lo único que dejaremos o intentaremos dejar a nuestro hijos como legado; unas buenas costumbres, una gran educación que les permita el día de mañana enfrentarse a los verdaderos retos que nos proporcionará la vida; cada día más dura y competitiva.

 

Danny Andrade

Be the first to comment

Leave a Reply